Un blanco roto nunca pasa de moda, y combinado con una madera sobria, elegante, se convierte en una cocina para toda la vida. En este proyecto se integró tanto la parte de cocina como la de living y además una despensa-lavandería contigua separada por una puerta corredera en el mismo acabado, que cuando está abierta queda perfecta con todo el conjunto.