En este caso optamos por combinar dos tipos de frentes, para acentuar el contraste entre madera en tonos miel y laca en negro mate. Se trata de una cocina abierta al salón en la que se combina la parte de trabajo con la parte de living integrando perfectamente los dos ambientes.